Risa y felicidad para una buena salud

La risa es el mejor desestresante. Cien carcajadas equivalen a 10 minutos de ejercicio aeróbico y a 15 minutos de bicicleta.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) afirma que reírse a menudo puede suponer hasta cuatro años y medio más de vida.

Sus beneficios para la consecución del bienestar y la felicidad ya se conocían hace miles de años en los “templos chinos de la risa” o gracias a los “doctores payaso” de las antiguas tribus, que podrían equivaler a la función que hoy desempeñan la risoterapia o el yoga de la risa.

El departamento médico de la aseguradora Cigna ha analizado los beneficios de la risa:

Rejuvenece la piel y tonifica: la risa ejercita los músculos de la cara, produce efecto tonificante, y no es la causante de las arrugas de expresión, a diferencia de lo que se cree. Cuando nos reímos movemos 400 músculos.

Libera tensiones: la risa es el mejor desestresante, y ayuda tanto a nivel mental como físico dado que eleva los músculos de la espalda y estira las cervicales, puntos donde se acumulan las mayores tensiones. También incrementa la productividad y la motivación en la realización de tareas gracias a la liberación de dopamina,  neurotransmisor ligado a la agilidad mental y a la disminución de la producción de cortisol, que se libera en situaciones de estrés.

Aporta beneficios sociales: las personas alegres y positivas generan buen ambiente y contagian el buen humor y el optimismo. Además, según los expertos, ayudan a mejorar las relaciones interpersonales, facilitan las situaciones incómodas, eliminan bloqueos emocionales y ayudan a desdramatizar situaciones negativas. Las personas alegres y positivas generan mayor atracción que las negativas.

Disminuye el riesgo de infartos, regula la presión sanguínea y evita enfermedades: los espasmos que se producen en el diafragma durante la risa contribuyen a fortalecer los pulmones y el corazón, lo que disminuye las posibilidades de sufrir un infarto.

Reduce la sensación de dolor: al reír se segregan endorfinas, que pueden ser hasta 20 veces más efectivas que algunos medicamentos para el dolor gracias a sus efectos calmantes y analgésicos.

Reduce la congestión: se ha demostrado que las vibraciones que produce la risa despejan la nariz y los oídos de mucosidad cuando se está congestionado. Además, gracias a las lágrimas que puede provocar, ayudan a limpiar los ojos. Por otra parte, cuando reímos, en los pulmones entra el doble de aire del normal, permitiendo ejercitarlos y conseguir que tengan mayor capacidad.


Fuente: soyvida.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior

Entender el coronavirus en clave de género

Próxima Entrada

Diez lecciones aprendidas en la respuesta al VIH ante la Covid-19

Entradas Relacionadas