¿Qué hacer y qué no hacer nunca con un sonámbulo?

sonámbulo, sonámbulismo, tips, consejos, prevención, dormir, noche

El sonambulismo, esto es, el trastorno del sueño en el que las personas desarrollan actividades motoras durante una de las fases del sueño, afecta en torno al 19% de la población, y es más frecuente en niños y adolescentes.

Los episodios pueden ser muy breves (unos segundos o minutos) o pueden durar hasta 30 minutos o más. La mayoría suelen permanecer menos de 10 minutos. Durante un episodio las personas que caminan dormidas pueden caminar, ejecutar actividades como mover muebles, ir al baño, vestirse e incluso salir a la calle. Si no se perturba al sonámbulo, éste suele regresar a dormir. En algunas ocasiones pueden quedarse dormidos en un lugar diferente o incluso inusual.

Los síntomas

-Cuando despierta, el sonámbulo puede estar confuso y desorientado.
-Si alguien lo despierta puede tener una actitud agresiva.
-Normalmente la expresión facial permanece ausente.
-Suelen abrir los ojos durante el sueño.
-No recuerdan el episodio cuando salen de él.
-Hablan dormidos y dicen frases inconexas y sin sentido.
-Levantarse y caminar.
-Realizar actividades físicas dormidos.

Causas

Existen determinados factores que pueden precipitar un episodio de sonambulismo, sin embargo, por regla general no se conocen las causas exactas que originan los episodios de sonambulismo aunque existe la sospecha de que en muchos casos puede ser hereditario.

En los niños está asociado con la privación de sueño (haber dormido mal la noche o las noches anteriores), la fatiga y la ansiedad.

En los adultos las principales causas son:

-El consumo de alcohol.
-Determinados medicamentos.
-Afecciones médicas, como las convulsiones.
-Trastornos mentales.
-En los ancianos puede originarse debido a un trastorno del comportamiento vinculado con el sueño MOR (etapa del sueño con movimientos oculares rápidos).

Tips y consejos

Para muchos, encontrarse a un miembro de la familia en un episodio puede ser incómodo, pero hay algunos consejos que seguir, prescritos por el NHS, el sistema público de salud de Reino Unido. En primer lugar, hay que asegurarse de que el sonámbulo esté en un lugar seguro, es decir, que no se puedan producir caídas desde alturas (que no haya ventanas abiertas, por ejemplo) o escaleras y que no se pueda herir con algún objeto.

Lo siguiente que hay que hacer es guiarlo cuidadosamente de vuelta a la cama. A veces, se puede incluso despertar con suavidad a la persona, lo que puede evitar otro episodio. Lo que hay que evitar es gritar o asustar a la persona. El motivo no responde al mito de que el paciente puede sufrir un ataque cardíaco, sino que al ser despertado bruscamente, el sonámbulo puede responder atacando y hacer daño al otro o así mismo.

Cómo tratarlo

Si un adulto experimenta sueños de contenido violento acompañados de conducta anormal saliendo de la cama debería consultar con un especialista, dado que el diagnóstico es sencillo y existe un tratamiento farmacológico eficaz. Muchas veces se producen episodios de sonambulismo durante algún periodo de tiempo que luego remiten solos. En estos casos habría que seguir el tratamiento durante una temporada para luego suspenderlo y observar la evolución del paciente y retomarlo si fuera necesario.

Esta terapia no es necesaria en los niños, ya que el sonambulismo infantil no suele tener mayores consecuencias y desaparece con el tiempo. Basta con garantizar al niño unos períodos de descanso nocturno normales dentro de un horario fijo y observar que mantiene una correcta higiene del sueño. Los padres deben ser advertidos de que se trata de un trastorno benigno que remite con la edad. Igualmente, ante cualquier duda, siempre consulte a su médico de cabecera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior
Programa Alimentario Cormillot

Programa Alimentario Cormillot 27 de Febrero 2019

Próxima Entrada
alimentos,no abusar, alimentación, nutrición, salud

8 alimentos sanos de los que no hay que abusar

Entradas Relacionadas