¿Qué hábitos engordan además de comer?

Qué hábitos engordan

Hay una serie de hábitos y estados de ánimo que influyen a la hora de ganar peso: Todos en alguna etapa de nuestra vida hemos ganado peso sin haber cometido excesos.

Es en ese momento cuando la pregunta “¿Qué estoy haciendo mal?” invade nuestra mente. Pero conviene saber que no sólo comer engorda, hay una serie de hábitos y estados de ánimo que influyen a la hora de ganar peso.

1. Factor emocional
Son muchos los expertos que coinciden en que el estado de ánimo tiene una estrecha relación con lo que una persona come -haciéndola por tanto engordar o adelgazar.

Mente y cuerpo son un conjunto directamente relacionado y los cambios en uno afectan al otro y viceversa. Hay personas que ante un sentimiento de tristeza o una depresión sienten ganas de comer compulsivamente mientras que hay otras para las que el apetito desaparece.

2. El estrés
Al igual que ocurre con la comida, el estrés también está directamente relacionado con la pérdida o el aumento de peso.

Cuando una persona está estresada aumenta el nivel de una hormona llamada cortisol en el cuerpo, que con el paso del tiempo es una de las causas de la acumulación de grasa en la zona del vientre.

3. El sedentarismo
El sedentarismo es le peor enemigo de la dieta. Practicar algún deportes es muy recomendable no sólo para guardar la línea, sino también para estar saludable.

Hacer deporte significa quemar calorías, lo que nos permitirá poder comer algo más -y darnos algún capricho- sin ganar peso.

4. Dormir poco engorda
Según unos estudios llevados a cabo por una serie de investigadores que se dedican a explorar la relación existente entre el sueño y el metabolismo, dormir poco engorda.

Disfrutar de menos horas de sueño de las necesarias favorece el sobrepeso y además aumenta el riesgo de sufrir diabetes.

5. Comer rápido
Las dudas de si es mejor comer rápido o despacio siempre han existido.

Sin embargo, según parece, al comer deprisa, sin masticar bien los alimentos, las personas tenemos menos sensación de saciedad, lo que nos lleva a ingerir más comida de la que realmente nuestro cuerpo necesita.

6. Dejar de fumar
Dejar de fumar en si no engorda, pero genera una ansiedad en los exfumadores que en muchos casos les lleva a comer más.

De hecho, algunos estudios aseguran que las personas al dejar de fumar engordan una media de entre 2 a 4 kilos.

Fuente: http://www.lasprovincias.es/

Entrada Anterior
Programa Alimentario Cormillot

Programa Alimentario Cormillot 11 Marzo 2019

Próxima Entrada

La leche materna, oro biológico

Entradas Relacionadas