Practique las P del éxito

Cada una de ellas le sugiere un cambio positivo en su estilo de comer y de vida. No haga dieta, coma bien.

Estas palabras que comienzan con P pueden orientarlo para llevar adelante un cambio en su estilo de vida, ¡si usted se lo propuso!

* Paciencia

La naturaleza es lenta, los cambios se instalan de a poco. Pasar de la lactancia materna a una alimentación variada puede llevarle a un niño por lo menos un año. Si usted estuvo meses, años o toda la vida comiendo y moviéndose de un modo “engordante”, el reemplazo de este hábito requiere de mucha paciencia. Ypráctica.

* Participación

Comprometerse con otras personas suele fortalecer el cambio. Participar de un grupo de autoayuda puede ser una excelente opción.

* Perdurable

Cualquier dieta se puede sostener durante un par de semanas. Hasta la más extravagante. Pero, ¿usted quiere resolver su problema de una manera duradera? ¿Es este otro noviazgo corto con la dieta o está decidido a comprometerse con un hábito de vida saludable?

* Personal

Su plan de alimentación y movimiento se irá armando de a poco. Usted combinará de una manera personal e intransferible las sugerencias que recibe de su nutricionista, su médico o los coordinadores y participantes del grupo para bajar de peso. Lo que es conveniente para otra persona no necesariamente lo es para usted.

* Plan B

Si de una manera no funciona, pase a otra. Tenga siempre a mano una alternativa para cuando algo falle. Sea perspicaz, creativo, anímese a ir probando.

* Peso

Un plan sirve sólo si el resultado a largo plazo se ve en la balanza. Para notar mejor los cambios, además de pesarse semanalmente, complete la Curva de Peso. Ese gráfico le permitirá registrar hasta esos inocentes doscientos gramos que sube de una semana a otra y que pueden frustrarlo a fin de mes. O, al contrario, alegrarse por esos trescientos que baja, lenta pero sostenidamente. Ver estas variaciones a tiempo permite hacer ajustes, lo cual aumenta las posibilidades de éxito.

* Planificar

El desorden muchas veces es simplemente un orden puesto al servicio de comer de manera engordante. Debemos reordenar: ordenar de una manera diferente. Es conveniente planificar la compra, el transporte, el almacenamiento, la preparación, el servicio, la ingesta, el desecho, el acto de comer afuera, las fiestas y las vacaciones. Todo debe contemplarse para no autoengañarse. Vea Precaución.

* Practicidad

Debe ser fácil y práctico. Si la primera vez se enganchó en un plan complicado., puede adjudicarlo a su calidad de novato… La segunda vez, también. Pero después de varios fracasos con dietas difíciles de llevar a la práctica conviene preguntarse si no hay un pequeño deseo, más o menos inconciente, de que nada cambie… La practicidad es clave a la hora de evitar excusas, tanto en la comida como en el movimiento.

* Práctica, práctica, práctica…

Tenemos la neuroplasticidad positiva a nuestro favor: la capacidad de hacer conexiones neuronales nuevas que nos permitan respuestas convenientes a nuestro objetivo de bajar de peso y mantener los logros. En este camino de reemplazar hábitos viejos, la repetición es fundamental. Insistir en los cambios una y otra vez es lo que asegura, trabajo mediante, la incorporación de conductas saludables.

* Precaución

La comida está siempre presente en la vida. No se engañe con los “imprevistos”. Planifique y manténgase alerta: las viejas respuestas están al acecho, esperando la oportunidad para manifestarse nuevamente.

* Paladar

Quizás debe cambiar la frecuencia en que come, o achicar la porción, o modificar la receta para bajar un poco el contenido de grasa o azúcar. Pero siempre respetando su paladar. Si no lo hace tendrá más probabilidades de abandonar pronto su plan para adelgazar y su entrenamiento en el cambio de hábitos, que deben durar para toda la vida. Vea Placer.

* Parecido

Lo que usted come debe ser lo más parecido posible a lo que come su familia y el entorno que lo rodea. Es posible hacer algo raro durante un tiempo corto. Por ejemplo, llevarse la vianda a un casamiento. Será el héroe de la fiesta. Pero, ¿cuánto le puede durar esta estretegia? En cambio, practica la moderación, verá que haciendo una colación antes de una reunión para no llegar con hambre, buscando otras distracciones lejos de la comida (baile, charla con amigos), sirviéndose lo que va a comer en un plato tamaño postre y controlando la bebida alcohólica podrá hacer lo mismo que el resto de los invitados. Y sostener su plan sin esfuerzo y sin que nadie lo note.

* Partida

Cuantas más veces coma durante el día, más se activará su metabolismo y tendrá menos apetito. En cambio, comer pocas veces facilita que la comida se asimile con mayor facilidad.

* Pausada

Ayuda mucho comer masticando bien los alimentos. La sensación de saciedad no sólo se produce por la cantidad de comida que comemos. La orden de parar de comer tarda un tiempo en llegar al cerebro. Entonces, cuanto más rápido coma, más habrá ingerido cuando llegue la hora de detenerse, y se habrá llenado de calorías innecesarias.

* Permisos

Este es el nombre erróneo que se le suele dar a una comida rica y engordante. ¿Quién se lo da o se lo quita? Nadie más que usted puede hacerlo. ¿Por qué el nombre es erróneo? Porque es mejor sacarle la sensación de excepcionalidad, ya la comida rica debe formar parte de su plan. ¿Cómo regularse? Eso depende del momento que usted esté transitando: si está fuerte y desea bajar más rápido, quizás puede hacer su plan más estricto. En cambio, si atraviesa un momento de “energías dietéticas bajas”, le conviene concentrarse en mantener el orden y la distribución de las comidas, darse más gustos (así preferimos llamarlo) y aceptar que adelgazará un poco más lento hasta que recobre otro ritmo. Esta es la realidad del tratamiento: variar, alternando las exigencias con usted mismo/a. ¿Quién decide? Sólo usted.

* Placer

Comer es un placer que se puede tener varias veces por día. Si usted se priva de él, no logrará que el plan sea perdurable. ¿Recuerda los Permisos?

* Pluralidad

La comida debe ser variada, tanto para obtener los nutrientes indispensables para mantenerse sano como para evitar el aburrimiento. Ponga ingenio a la hora de pensar qué va a comer. Usted puede comer rico y a la vez sano. Si no tiene recetas, busque información en Vivir Mejor o en www.cormillot.com. Hay muchas preparaciones deliciosas no engordantes que pueden ser prácticas y ayudarlo a dar variedad y color a su comida.

* Porciones

Todo es diet si se cuida la porción… y viceversa: todo puede engordar si se exagera (salvo, por ejemplo, las gaseosas o la gelatina light, que contienen poquísimas calorías). Hay mucha gente que se las arregla para engordar comiendo alimentos light. Usted puede ser flexible en la porción, en la calidad del alimento, o en la grasa /azúcares que aporta. Pero si descuida todas estas cosas no está siendo flexible sino permisivo. Por ejemplo, comer una fuente de ensalada es flexibilidad con la porción; comer un alfajor lo es con la grasa. Para un obeso de 200 kilos, 6 empanadas puede ser flexibilidad; pero para uno de 80 es casi un atracón. Si elige de postre 2 bochas de helado, es flexible con el azúcar y la grasa… si come ½ kilo está siendo permisivo.

Le propongo reflexionar sobre estas palabras antes de pensar en conquistar un peso sano. Aunque hay muchas más que pueden ser útiles para iniciar un cambio en su estilo de vida, éstas son disparadores para pensar en aspectos que conforman el acto de comer, y pueden ayudarlo a mantener su descenso de peso para siempre… ¡disfrutando de sus logros mientras adelgaza!

¡Hasta la próxima!

Fuente:DrCormillot.com

1 comment

Los comentarios están cerrados.

Entrada Anterior

Pancitos de soja

Próxima Entrada

Evitando el exceso de sal

Entradas Relacionadas