Por qué un famoso nutricionista promocionó en Instagram un suplemento dietario falso

Diego Sívori publicó un “fake” y recibió decenas de pedidos. Busca concientizar sobre los riesgos de comprar “cualquier cosa” en las redes sociales.

Era un “fake” y estaba a la vista. Pero muchos cayeron en la tentación de comprar un suplemento dietario que prometía “cambiar la vida”. Ni siquiera leyeron de qué se trataba, qué contenía, y mucho menos si estaba aprobado por las autoridades sanitarias. Confiaron, sólo porque un famoso lo ofrecía en Instagram.

El nutricionista Diego Sívori publicó un “fake” y abrió el debate sobre los suplementos dietarios.Vanesa LópezCOMENTARIOS(0)

05/12/2019 – 12:43

Era un “fake” y estaba a la vista. Pero muchos cayeron en la tentación de comprar unsuplemento dietario que prometía “cambiar la vida”. Ni siquiera leyeron de qué se trataba, qué contenía, y mucho menos si estaba aprobado por las autoridades sanitarias. Confiaron, sólo porque un famoso lo ofrecía en Instagram.

Quien lo publicó fue Diego Sívori, nutricionista de la UBA y una cara conocida por sus participaciones en los programas Cocineros Argentinos y Cuestión de peso. Junto a su equipo inventaron el aviso y lo subieron a su cuenta de Instagram, donde tiene más de 212.000 seguidores.

“¡Estos suplementos te cambian la vida! ¡Recomiendo su efectividad! Suplementos C y P son efectivos en caso de padecer obesidad, diabetes, hipertensión y dislipemias”, arrancaba el posteo.

El mismo texto, un poco más abajo, daba cuenta de su falsedad. Al describir los componentes del supuesto producto, llamado CYP, se limitaba a mencionar dos sustancias: la C de compromiso y la P de perseverancia. Pero muchos no llegaron a leerlo.

El posteo tuvo más de 4.000 “me gusta” y cerca de 1.300 comentarios, más todos los mails y mensajes directos que recibió el nutricionista.

“Me preguntaron si vienen inyectables, si llega al Uruguay, a qué precio está, dónde se vende. Me mandaron mails a mi centro de salud, mensajes privados con mucho nivel de detalle, y hasta amigos míos me escribieron por WhatsApp diciendo: ‘Che, ¿me servirá a mí el suplemento que estás vendiendo?“, le cuenta a Clarín el nutricionista.

“De la cantidad de mensajes que hay, creo que un 30% mínimo hubiera comprado el producto”, calcula. Se muestra impactado por los resultados de esta especie de experimento social. “La gente compraría cualquier cosa por Instagram, que puede afectar su salud”, se lamenta.

Recuerda el caso de Giselle Rímolo, la falsa médica que metieron presa por vender productos que contenían anorexígenos. “La gente no aprende, no le interesa”, analiza. “Compra porque le decís ‘Esto es magia’ o ‘Con esto ves resultados rápidos’ o si le ponés al envoltorio la palabra ‘nuevo'”, describe. 

Incluso, nadie se fijó si estaban certificados. “Si hubiera querido, habría vendido un montón de suplementos. Y ninguno me pide el RNPE el RNPA, que son los registros nacionales de establecimiento que tienen que tener, el número de lote, o la aprobación por la ANMAT. Ninguno me preguntó eso”, sostiene el nutricionista.

¿En qué casos pueden recomendarse los suplementos dietarios? Según Sívori, sirven para suplir deficiencias y carencias. “Cuando uno con la alimentación no puede cubrir los requerimientos nutricionales que tiene, ahí se puede acceder a suplementos oficiales, avalados por entidades”, señala.

Por ejemplo, se pueden indicar cuando una embarazada no llega a cubrir el ácido fólico. O cuando un deportista no logra cubrir su requerimiento en energía, en calorías, o en proteínas.

“Siempre, primero es la alimentación y luego el suplemento“, subraya el nutricionista. Y va más allá: “En lo relacionado con descenso de peso, hay poca evidencia que dictamine que un suplemento puede ser el protagonista de un descenso de peso. O sea, no hay forma de que bajes de peso si antes no tomaste la decisión de cuidarte con la alimentación y hacer actividad física”.

Aunque son de venta libre, se sugiere que estén recomendados por un nutricionista. “No hay necesidad de que se prescriban esos productos, pero sí es necesaria una recomendación de un profesional de la salud. La gente los compra como si fueran caramelos”, lanza Sívori.

Otro hecho preocupante es la confianza ciega hacia los “influencers” de las redes sociales. “Es lo que pasa en Instagram con los famosos. Las marcas buscan a gente reconocida, porque la gente confía en el reconocido, por más que no tenga nada que ver con la salud. Podría haber sido yo o podría haber sido Moria Casán que lo venda, y pasaría lo mismo”, opina Sívori. 

Los riesgos de la compra-venta de suplementos vía online ya habían sido advertidos por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).

“En los últimos años, la creciente modalidad de oferta de suplementos dietarios por Internet y por correo electrónico preocupa a las autoridades sanitarias debido a que, en esas circunstancias, no puede garantizarse la calidad de los productos que se adquieren“, publicó en un comunicado reciente el organismo.

La ANMAT alertó que “muchos de estos productos no se encuentran debidamente registrados”. Teniendo en cuenta “los riesgos que ello implica para la salud”, remarcó que “no deben consumirse productos de procedencia desconocida que no ofrezcan garantías de inocuidad y aptitud sanitaria”.

AS – FUENTE: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior

Cannabis medicinal: el Garrahan reveló los resultados de su utilidad en niños

Próxima Entrada

“Hay que llevar la catástrofe climática del intelecto al corazón”

Entradas Relacionadas