No deje que la ansiedad le arruine la vida

Si se siente desbordado por problemas que sólo existen en sus pensamientos, es hora de poner freno y buscar ayuda.

Los temores de la vida cotidiana pueden ser racionales o irracionales. Estos últimos, por lo general, están desajustados de la realidad y generan dificultades en el desarrollo normal de una persona. Algunos ejemplos típicos son:

* “Tengo que hacer todo esto hoy sí o sí, de lo contrario soy un fracasado”.
* “Seguro que cuando hable con mi jefe algo va a salir mal”.
* “Me aterra que mis hijos salgan”.
* “El tránsito es un caos, me desespera manejar en esta ciudad”.
* “Tengo terror a los accidentes y robos”.
* “Me angustia no saber qué va a pasar en este país”.
* “Me asustan las enfermedades”.

Quienes tienen este tipo de pensamientos a diario aumentan el riesgo de desarrollar ansiedad y estrés.

Como se trata de temores a futuro, a lo que podría llegar a suceder y a sus consecuencias, la persona ansiosa se siente incompetente para afrontarlos con éxito, cree que la realidad la va a superar y no tolera la sensación de incertidumbre que la invade permanentemente por estar presa del terror de aquello que (cree) va a ocurrir.

Cómo se manifiesta la ansiedad

* Cansancio.
* Tensión corporal.
* Irritabilidad.
* Hostilidad verbal: cinismo, descalificaciones permanentes.
* Labilidad emocional: cambios rápidos  y fáciles en el humor.
* Autoexigencia.
* Angustia.
* Falta de concentración y problemas de memoria.
* Crisis de pánico.

Qué hacer

1. Frenar y evaluar. En general la primera señal se relaciona con síntomas físicos y angustia. Es importante detenerse y pensar qué le está pasando y por qué se siente abrumado.

2. Definir prioridades. Disminuir las actividades puede ser positivo. Reordenar la agenda y dejarse tiempo libre. Planificar.

3. Reducir la impulsividad. Darse tiempo para tomar decisiones sin apurarse.

4. Evitar el perfeccionismo y aceptar que los grises también existen. Confiar en que está haciendo lo mejor dentro de las propias posibilidades.

5. Favorecer la relajación. Yoga, masajes, ir al cine, leer un libro, dedicarse a algún hobby.

6. Encontrarse con amigos. Distraerse.

7. Desarrollar el sentido del humor. Lea chistes o mire películas cómicas.

8. Mantenerse activo. Es un excelente aliado del bienestar emocional.

Si aún así no puede manejar las situaciones que le generan ansiedad y los pensamientos atemorizantes siguen presentándose, busque ayuda.

La psicoterapia, a veces en combinación con la farmacoterapia, pueden mejorar su calidad de vida.

Por el Dr. Gustavo Bustamante

4 comments
  1. hola yo soy gabriela la ultima ves q me pese pesaba 118 tengo 26 años sufro de stres dolores de cabeza columna y lo principal vivo con sueño y desganamiento y ansiedad tambien tengo deprecion. doctor me gustaria adelgazar pero no tengo boluntad ni para hacer dietas y tiempo para hacer ejercicio se me complica ya q tengo dos hijos uno de 8 y4 años por favor si me podria ayudar para empezar a delgazar desde ya se lo agradeceria para toda la vida por favor espero su respuesta gracias

  2. yo sufro de anciedad mucho y de los nervios tengo muchos problemas ya busque ayuda al hospital y me dicen volves mañana y yo me siento muy mal me duele todo el cuello los hombros la cabeza me agarra mareos y tengo miedo salir de mi casa paso todo el dia en mi casa llorando y tengo dos hijitos chiquitos y sufre junto comigo porque no les saco ni al parque y mi marido me dejo yo ya no se que aser no puedo ni estas parada mucho tiempo me siento muy mal tengo 24 años siento que voy a morir y temo por mis hijos nesecito ayuda por favor que ago yo quiero curarme por mis hijos y por mi gracias ojala me respondan

  3. estoy por terminar mi casa que la empeze a levantar desde los cimientos hasta el techo siempre me apure en terminarla hasta el punto que me concentre en una cosa que tenia que ser para ya y me olvide de lo que era la calma me ayudo el articulo me frene y cuando me di cuenta de lo que estoy haciendo me di cuenta que es demaciado grande y encima la estoy ampliando mas ahora que estoy mas calma hasta me da risa

Comments are closed.

Previous Post

Prevenir la diabetes

Next Post

Comer de más: el factor emocional

Related Posts