La verdad sobre los polvos para adelgazar que prometen no absorber los carbohidratos

Los nutricionistas dan su opinión sobre estos productos promocionados por muchas famosas.

Desde hace un tiempo, actrices y famosas, algunas muy asociadas con la vida sana, elogian cada vez que pueden las bondades de un producto que impide la absorción de los carbohidratos y hasta lo reparten a compañeras de panel o de mesas televisivas. 

Las fórmulas mágicas para bajar de peso no son ninguna novedad y aparecen cada tanto con una lavada de cara. Esta última versión dio el puntapié a un comunicado de un grupo de nutricionistas de la Sociedad Argentina de Nutrición que circuló en las redes sociales.

“Lamentablemente la obesidad se convirtió en un negocio para muchos, quienes empezaron a vender alternativas supuestamente inmejorables a un costo altísimo. Existen chicles, polvos para preparar comidas, dietas basadas en jugos, chips subcutáneos, parches, batidos, viandas de todo tipo, dietas de 700 calorías sin carbohidratos, acompañadas de grupos que culpabilizan al paciente. Ahora, la estrella es el polvo mágico que colocándolo por encima de las comidas, permitiría comer cosas deseadas y supuestamente prohibidas”, explica la doctora María Virginia Busnelli, médica especialista en nutrición y directora del Centro de endocrinología y nutrición Crenyf.

Y, “si tuviésemos tantas maravillosas soluciones para perder peso, ¿por qué somos uno de los países con mayor índice de obesidad en el mundo?, dice el post en cuestión (al cual, también podría agregársele, por qué el porcentaje de personas con exceso de peso crece en todo el mundo).

“La obesidad es una de las enfermedades crónicas más prevalentes y preocupantes en nuestro país y el punto de partida para padecer muchísimas otras, como la insulinoresistencia, la hipertensión, el alto colesterol, la diabetes y algunos tipos de cáncer. El tratamiento de un paciente obeso es complejo, largo y su abordaje requiere del trabajo de varios profesionales de salud capacitados”, completa Busnelli.

Hidratos de carbono, libres de culpa

Una de las leyes de la nutrición -establecidas por el médico argentino Pedro Escudero y padre de la especialidad en nuestro país- es la calidad. Esto quiere decir que una buena dieta debe aportar hidratos de carbono, proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

Entonces, “si los hidratos de carbono son necesarios e imprescindibles para una correcta alimentación, por qué no deberíamos absorberlos. El tema, en todo caso, estará en una correcta selección”, distinguen las licenciadas en nutrición Julieta Caramuti y Natalia Vincent, creadoras de la cuenta de Instagram Nutralosophy.

Por otra parte, el poder de este polvito se basa en “un compuesto presente en su fórmula y que se encarga de bloquear la absorción de los hidratos. Esta misma sustancia también se encuentra en los porotos blancos. Entonces, ¿no sería más lógico promover la incorporación de este alimento? Además, es una alternativa que no apunta al cambio de hábitos, el pilar fundamental en un plan para bajar de peso“, aclaran Caramuti y Vincent.

También hay que tener en cuenta que, “por más que se considere una opción segura, al no generar la digestión o absorción del 75% de los hidratos de carbono complejos, hace que estos queden en el tracto intestinal, con la posibilidad de provocar cambios en la flora bacteriana y síntomas como gases, inflamación o dolor”, completa la licenciada en nutrición Rocío Runca, especialista en nutrición natural.

Sin ilusiones

Tampoco hay que dejar de lado que “fomentan un pensamiento mágico, muy alejado de un estilo de vida y una alimentación saludables. Promueven un supuesto camino simple, de entregarse al placer del producto hípercalórico. Al no llegar al resultado deseado, generará más ansiedad y frustración”, remarca Runca.

“El paciente con sobrepeso u obesidad está en la búsqueda constante de métodos que funcionen, que le brinden una solución, un resultado, sin tener en cuenta que lo que necesitan es un tratamiento a largo plazo individualizado e integral”, aclara Busnelli.

Buenos mensajes

​Como los programas de tele con almuerzo o cena, que hoy son varios, fueron en distintas ocasiones el escenario para promocionar estas alternativas. la doctora Busnelli comparte algunas sugerencias para este formato.

– Hacer foco en reducir las porciones. Los platos servidos con cantidad de comida realmente exageradas, compensándolas con un polvo que no absorba los nutrientes, incitan a trastornos de la conducta alimentaria.

– Tener en cuenta que hablar de alimentos prohibidos y permitidos es promover restricciones alimentarias innecesarias y en 2019, esto sería desconocer principios fundamentales de la nutrición.

“No hay soluciones mágicas. El cuerpo necesita alimentos reales, fisiológicamente digeribles y dejar de lado la vida ultra sedentaria. Comer algún alimento considerado “menos saludable” de vez en cuando, dentro de una alimentación balanceada, no genera problemas para la salud ni aumento de peso”, finaliza Runca.

Fuente: Clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

Por qué vivimos ‘McDonalizados’ y cómo podemos dejar este comportamiento

Next Post

Las Bacterias y La Higiene De Las Manos

Related Posts