Hacer poco ejercicio en forma regular, prolongará su vida

La Asociación Americana de Cardiología (ACC) publicó un nuevo artículo, afirmó que la práctica mínima de ejercicio, como sería incluso permanecer de pie, se asocia con un menor riesgo de desarrollo de enfermedades cardiovasculares. Además, cuanto mayor es la intensidad del ejercicio mayor es a su vez la reducción del riesgo de muerte por causas cardiovasculares.

Como explica Valentín Fuster, editor de la revista “Journal of the American College of Cardiology”, en la que se publica esta nota, “el mayor beneficio es, simplemente y con independencia de su intensidad, practicar ejercicio. Y por el contrario, hay dos peligros: no practicar ningún ejercicio, o excederse en su intensidad sin la debida preparación”.

De hecho, la ACC  reafirma que “la mayoría de las personas no debería preocuparse por el daño potencial que puede ocasionar el ejercicio, sino más bien por la falta de ejercicio en sus vidas”.

Mejor que no hacer nada

En su artículo, la ACC revisó nuevamente los estudios llevados a cabo para identificar qué cantidad de ejercicio aeróbico, y en qué intensidad, debe llevarse a cabo para tener una buena salud cardiovascular. De hechos; dada la proliferación de maratones, que ahora se pusieron en moda en todo el mundo,  el trabajo también analizó si realmente existe una cantidad de ejercicio que aumente el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Concretamente, la ACC recomendó en su Guía de Actividad Física de 2008 la práctica de 150 minutos semanales de ejercicio moderado o de 75 minutos semanales de ejercicio intenso. Sin embargo, la nueva revisión indica que incluso en cantidades inferiores –es decir, menos minutos semanales tanto de ejercicio moderado como intenso–, la reducción del riesgo de mortalidad cardiovascular sigue siendo muy significativa.

Como explica la misma Asociación, “comparada frente a la inactividad, cualquier cantidad de ejercicio físico moderado o intenso conlleva una reducción notable de la mortalidad, ya sea cardiovascular o por cualquier otra causa”.

ejercicio3

No hay exceso ‘malo’

Y el exceso de ejercicio aeróbico, ¿resulta en realidad perjudicial para la salud cardiovascular? La respuesta, contrariamente a lo “sugerido” por algunos estudios, es un no rotundo. Y es que como apunta la ACC, “si bien la posibilidad de que el exceso de ejercicio físico resulte perjudicial es digna de ser investigada, los resultados con los que contamos muestra que incluso en los atletas de resistencia, ciertamente activos durante todas sus vidas, los beneficios del ejercicio superan claramente los riesgos”.

Mayor en pacientes

¿Y qué sucede en el caso específico de los pacientes que ya han desarrollado una enfermedad cardiovascular? Simplemente, que el ejercicio también salva vidas. Sin embargo, los pacientes no parecen conscientes de este beneficio, dado que como muestra un estudio incluido en el artículo, solo un 23% de los pacientes infartados a los que se prescribe rehabilitación cardiaca acude a más de una sesión –y solo el 5,4% completan más de 36 sesiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior

Los primeros alimentos del bebé determinan el riesgo posterior de obesidad

Próxima Entrada

El bajo consumo de vegetales causa al menos 1 de cada 10 muertes cardiovasculares en el país

Entradas Relacionadas