Golpe a la homeopatía en Francia: recomiendan dejar de financiarla

Tras 9 meses de investigación, la Alta Autoridad francesa de la Sanidad no encontró evidencia de su eficacia en 24 síntomas o enfermedades evaluadas. En Argentina no está incluida en el PMO.

La homeopatía acaba de recibir un duro revés en Francia, un territorio en el que juega de local, ya que es el principal consumidor europeo de esos productos. A pedido del Ministerio de Salud, fue sometida por primera vez a una evaluación científica, de la cual se desprendió una recomendación formal para que deje de ser financiada por la seguridad social

El anuncio fue realizado hoy por la Alta Autoridad francesa de la Sanidad (HAS, por sus siglas en francés), el organismo público al que la cartera sanitaria le encomendó en agosto del año pasado la investigación. “A diferencia de otros medicamentos, los homeopáticos no han sido evaluados científicamente antes de ser reembolsados hace décadas”, sostiene el HAS.

¿Cómo se determina que un medicamento produce mejorías o la cura de una determinada afección o enfermedad? A través de ensayos clínicos en los que se determina su seguridad y eficacia. A los productos homeopáticos no se les exige que presenten evidencia que demuestre que son eficaces y, sin embargo, el dinero que los franceses gastan en acceder a a algunos de ellos es cubierto hasta en un 30% por el sistema de salud público. Eso es lo que está puesto en discusión y, si bien la última palabra sobre continuar o no con el financiamiento la tendrá el Ministerio de Salud, la opinión emitida por el Comité de Transparencia del HAS fue negativa.

La decisión de pronunciarse en ese sentido fue adoptada por mayoría, a la luz de los resultados obtenidos al estudiar los efectos de la homeopatía sobre 24 síntomas o afecciones de lo más variadas, entre las que se cuentan: verrugas plantares, dolor posquirúrgico, candidiasis vaginal, asma y rinitis alérgica, otitis media, cefaleas y migraña, ansiedad y depresión, artritis reumatoidea y trastornos musculoesqueléticos, efectos adversos de tratamientos oncológicos y síndrome de fatiga crónica.

“No se encontró evidencia que establezca la eficacia de los medicamentos homeopáticos para estas afecciones o patologías”, afirmó el HAS, argumento sobre el que fundó su decisión de manifestarse en contra del mantenimiento del reembolso, que el año pasado representó casi 127 millones de euros para la seguridad social francesa.

Los integrantes del Comité de Transparencia esgrimieron cinco razones que motivaron esa conclusión. La principal es la falta de evidencia sobre su eficacia, ya sea porque los datos clínicos muestran una eficacia comparable a la del placebo (una sustancia inerte a nivel farmacológico) o por la ausencia o falta de solidez de los datos disponibles. Apuntaron, además, que no es necesario usar sistemáticamente medicamentos (clásicos u homeopáticos) para tratar patologías que no son graves o que se curan espontáneamente; que no hay un estudio sólido sobre la calidad de vida de los pacientes que consumen homeopatía y no identificaron ningún impacto atribuible a los medicamentos homeopáticos en lo vinculado a la salud pública en general.

En la conclusión pusieron especial énfasis en que “el uso de homeopatía no debe retrasar la prescripción de la atención necesaria para el cuidado de los pacientes, especialmente para las enfermedades graves y progresivas”. Y piden acabar con la cultura del “medicamento para todo”, tanto entre los médicos como de los pacientes, priorizando el recurso a enfoques preventivos y terapéuticos como la actividad física, con una eficacia demostrada sobre la salud.

Hace tres semanas, en Italia, los padres de un nene de siete años que murió en 2017 por una otitis bacteriana fueron condenados en un juicio abreviado a tres meses de prisión en suspenso por haberlo tratado con homeopatía. En septiembre se abrirá un proceso contra el homeópata Massimiliano Mecozzi, quien atendió al chico. La afección del nene requería la prescripción de antibiótico.

El revés recibido en Francia llega dos años después de que el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) del Reino Unido lanzara una lista de tratamientos que no deberían ser prescriptos por profesionales de la salud, entre los que se encontraba la homeopatía. Las agencias sanitarias de Australia y Bélgica también recomendaron no realizar reembolsos por la compra de productos homeopáticos, según un estudio comparativo realizado por el HAS para evaluar cómo otros países manejan la financiación de esta pseudoterapia. En Alemania (junto con Francia, uno de los principales consumidores europeos), Suiza y Luxemburgo la cobertura está autorizada bajo ciertas condiciones. Mientras que en Austria y los Países Bajos, sistemas privados ofrecen devoluciones parciales. 

En Argentina, algunos planes altos de servicios de medicina prepaga incluyen la cobertura de consultas con médicos homeópatas, pero no los “medicamentos” o preparados.

Hace dos años, un proyecto de la diputada Paula Urroz para la “regulación de la medicina homeopática” proponía “incorporar las prestaciones homeopáticas, incluidos los medicamentos” al Programa Médico Obligatorio (PMO), que es el que obliga a los prestadores de salud -públicos y privados- a cubrir gratuitamente al paciente. No prosperó. Como tampoco otro de su autoría que buscaba eliminar la gratuidad de la vacunación.

FUENTE: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior

¿Qué sucede cuando el sobrepeso se transforma en una peligrosa obsesión?

Próxima Entrada

Programa Alimentario Cormillot 02 de Julio 2019

Entradas Relacionadas