Déficit de naturaleza

naturaleza, niños, relación

La relación de los niños con el medio ambiente natural está sufriendo cambios drásticos. Así lo comprendió el investigador estadounidense Richard Louv, creador del concepto “déficit de naturaleza”, con el que muestra su preocupación por el distanciamiento cada vez más profundo entre los chicos y el verde.

Vivir encerrados y tener una infancia con poco acercamiento a la naturaleza generan, según este investigador, algunos problemas físicos y psicológicos, como obesidad infantil, depresión, estrés, hiperactividad y síndrome de déficit de atención (ADD), entre otros.

El contacto con el entorno natural favorece, además de una vida más activa y saludable, un mejor control del pulso cardíaco y la presión sanguínea, y un mayor desarrollo de las defensas.

Verde, ¿desde la ventana?

Las causas del alejamiento de los niños de su entorno natural puede ser una combinación entre la creciente inseguridad que se vive en las calles, la era electrónica (televisión, internet, videojuegos), y la falta de tiempo de padres e hijos para disfrutar al aire libre de alguna actividad, algo muchas veces relacionado con una organización compleja de la agenda y una sobrecarga de compromisos incluso en los más chicos.

Aunque se suele creer que ellos prefieren las pantallas a los juegos al aire libre, investigaciones realizadas en chicos de entre 6 y 14 años muestran que, cuando pueden elegir, optan por la tierra, el sol, el pasto, la arena, la plaza, la pelota, la bicicleta…

¿Cuántos ratos de éstos tienen usted y sus hijos en la semana? ¿Cómo aprovecha el tiempo durante las vacaciones? ¿Y durante el resto del año? ¿Qué puede hacer para procurar a sus hijos más momentos de esparcimiento en contacto con la naturaleza?

¡Agende vida al aire libre!

* Aproveche las horas libres o los fines de semana para  llevar a sus hijos a un lugar lejos del cemento y del ruido.

* Permita que jueguen con tierra, que se ensucien y vivan andanzas al aire libre.

* Si puede llévelos al campo o a una granja educativa para que interactúen con diferentes animales.

* Organice salidas de campamento junto a sus hijos.

* Realicen juntos trabajos de jardinería. Infórmense sobre plantas y hagan alguna experiencia práctica, aunque sea en macetas.

* Por la Dra. Elba Garber.

Fuente: http://drcormillot.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior
comida, alimentación, cimida chatarra, nutrición, obesidad

Cambios en la mesa: por qué comemos cada vez peor

Próxima Entrada
Programa Alimentario Cormillot

Programa Alimentario Cormillot 13 de Agosto 2019

Entradas Relacionadas