Cuestionan la efectividad del ayuno intermitente para perder peso

Un nuevo estudio publicado en la revista Science Translational Medicine, realizado por un equipo de fisiólogos de la Universidad de Bath, en Reino Unido, cuestiona la creencia popular de que las dietas de ayuno intermitente, como el ayuno de días alternos o el ‘5:2’, son las más eficaces para perder peso ya que se pierde menos que con las dietas tradicionales.

En los últimos años, las dietas en las que se ayuna unos días a la semana han ganado en popularidad, reforzadas por las imágenes de transformaciones milagrosas de peso de la gente y respaldadas por el apoyo de los famosos.

Pero hasta la fecha, los datos sobre la eficacia del ayuno intermitente en comparación con las dietas más tradicionales, cuyo objetivo es reducir la ingesta de calorías a lo largo de una semana completa, han sido limitados. Ahora, el nuevo estudio refuerza estas pruebas e indica que el ayuno no tiene “nada de especial”.

Los participantes en su ensayo aleatorio de control perdieron menos peso cuando ayunaban en comparación con los que seguían una dieta tradicional, incluso cuando su consumo de calorías era el mismo en general.

En el ensayo, organizado por un equipo del Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo (CNEM) de la Universidad, los participantes fueron asignados a uno de los tres grupos:

El grupo 1, que ayunó en días alternos, con un día de ayuno seguido de un día en el que se comió un 50% más de lo habitual. El grupo 2, que redujo las calorías en todas las comidas diarias en un 25%. El Grupo 3, que ayunaba en días alternos (de la misma manera que el Grupo 1) pero seguía su día de ayuno con un día en el que comía un 100% más de lo habitual.

Los participantes del ensayo clínico perdieron menos peso cuando realizaron ayuno intermitente en comparación con los que seguían una dieta tradicional

Los participantes de los tres grupos consumían una dieta típica de unas 2.000-2.500 kcal diarias de media al inicio del estudio. En el transcurso del periodo de seguimiento de tres semanas, los dos grupos con restricciones energéticas redujeron este consumo a una media de 1500-2000 kcal. Mientras que los grupos 1 y 2 redujeron su ingesta de calorías en la misma cantidad de diferentes maneras, la dieta del grupo 3 les hizo ayunar sin reducir las calorías totales.

Los resultados revelaron que el grupo que no hizo la dieta (grupo 2) perdió 1,9 kg en sólo tres semanas, y los escáneres corporales DEXA revelaron que esta pérdida de peso se debió casi por completo a una reducción del contenido de grasa corporal.

Por el contrario, el primer grupo de ayuno (Grupo 1), que experimentó la misma reducción de la ingesta de calorías ayunando en días alternos y comiendo un 50% más en los días sin ayuno, perdió casi la misma cantidad de peso corporal (1,6 kg), pero solo la mitad de esta pérdida de peso se debió a la reducción de la grasa corporal y el resto a la masa muscular.

El grupo 3, que ayunó pero aumentó su ingesta de energía en un 100% en los días sin ayuno, no necesitó recurrir a las reservas de grasa de su cuerpo para obtener energía y, por tanto, la pérdida de peso fue insignificante.

El ayuno no tiene nada de especial frente a las dietas estándar, según los investigadores

El profesor James Betts, director del Centro de Nutrición, Ejercicio y Metabolismo de la Universidad de Bath, que dirigió la investigación, explica: “Mucha gente cree que las dietas basadas en el ayuno son especialmente eficaces para perder peso o que estas dietas tienen beneficios particulares para la salud metabólica aunque no se pierda peso.

“Pero el ayuno intermitente no es una fórmula mágica y los resultados de nuestro experimento sugieren que el ayuno no tiene nada de especial en comparación con las dietas estándar más tradicionales que se pueden seguir -advierte-. Lo más significativo es que, si se sigue una dieta de ayuno, merece la pena pensar si los períodos de ayuno prolongados están dificultando el mantenimiento de la masa muscular y los niveles de actividad física, que se sabe que son factores muy importantes para la salud a largo plazo”.

Estos resultados se centraron en los participantes que se definieron como “delgados” (es decir, con un índice de masa corporal de 20-25 kg/m2). 36 personas participaron en el estudio que se llevó a cabo entre 2018 – 2020 y fue financiado por la Universidad de Bath.

Fuente: consalud.es

Te puede interesar: Saltearse el desayuno podría tener una causa genética

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post
comer despacio

Comer despacio, ¿por qué?

Next Post

Sigue toda una semana de dieta con el Sistema C para Adelgazar

Related Posts