Contra la fascinación de la pantalla en los chicos

Al cumplir 18 años, una persona que haya nacido en Gran Bretaña podría haber pasado tres años enteros ante pantallas de televisión, computadoras y videojuegos. Estudios postulan que esa exposición sería nociva para su capacidad de aprendizaje, socialización y empatía con los demás.

Según un análisis de estudios realizados en el mundo sobre el efecto del tiempo de pantalla de los niños, su salud podría resentirse mucho.

El trabajo publicado en Archives of Disease in Childhood, que escribió el psicólogo Aric Sigman luego de un discurso que dio en el Royal College of Paediatrics and Child Health -uno de los propietarios de la publicación-, señala que si bien los médicos estadounidenses, australianos y canadienses han manifestado su preocupación, “hasta la fecha, la opinión de los establecimientos médicos británicos y europeos sobre el aumento del tiempo que los niños permanecen ante pantallas sigue brillando por su ausencia.”

Hay mucha alarma, sin embargo, sobre la creciente obesidad y la falta de actividad, problemas a los cuales la televisión y los juegos digitales contribuyen.

El Departamento de Salud lo considera una cuestión de inactividad más que un problema de pantallas. “Las autoridades médicas publicaron el año pasado pautas sobre el nivel de actividad de los niños”, dijo el departamento en una declaración, en respuesta al llamamiento de Sigman a que gobierno y médicos proporcionaran más pautas.

“Los niños menores de cinco años deben pasar la menor cantidad de tiempo posible sentados, excepto cuando duermen. Una vez que un niño aprende a caminar, debe estar activo y en movimiento durante por lo menos tres horas diarias.”

Hay muchas pruebas de que pasar horas sentados contribuye a problemas de salud en el futuro. El sedentarismo se relaciona con el creciente riesgo de obesidad, diabetes de tipo 2, trastornos cardiovasculares y ACV.

El análisis de Sigman, sin embargo, también cita estudios que demuestran un aumento de la presión arterial en el caso de los niños que usan juegos digitales y dice que el tiempo de pantalla se relaciona también con una conducta alimenticia poco saludable.

Los chicos responden a los avisos de comida chatarra y comen ante las pantallas, que los distraen tanto que se olvidan de lo que comieron y quieren volver a comer.

Cuidado con el cerebro
Más alarmantes para los padres que pensaban que la televisión infantil era educativa e inofensiva son los estudios que sugieren que el tiempo de pantalla afecta el desarrollo cerebral de los bebés.

Un estudio realizado en los Estados Unidos entre 2.623 chicos determinó que quienes vieron televisión entre el año y los tres años de edad, “tuvieron un riesgo mucho mayor de desarrollar problemas de atención para el momento en que llegaron a los siete años.”

Por otra parte, está la “depresión de Facebook”, de la que habla la Academia de Pediatría de los Estados Unidos: un mayor riesgo de aislamiento y vulnerabilidad a la victimización luego de altos niveles de tiempo de pantalla en la primera infancia, falta de habilidades sociales y menor capacidad para expresar empatía.
Sigman habla de niños que están demasiado absortos en su mundo de pantallas y no saludan a sus padres cuando éstos llegan a la casa.

Pero muchos padres tendrán interpretaciones alternativas de lo que pasa en una era de cambio social y tecnológico, y Sigman admite que ninguno de los estudios demuestra de forma concluyente que las pantallas resultan nocivas para los niños.

Fuente:Clarin.com

Entrada Anterior

Las dietas más extrañas de la historia

Próxima Entrada

Patrones de consumo de bebidas en tres países de América Latina

Entradas Relacionadas