Cómo superar las tentaciones

Las invitaciones a abandonar el plan surgen a cada momento. Muchas son generadas por nosotros mismos. Diseñe una estrategia para salir airoso de esas situaciones y haga la diferencia entre una exitosa bajada y una frustración más.

Aunque muchas veces pasan desapercibidas, las actitudes apropiadas son fundamentales en el proceso de bajar de peso y mantenerlo a largo plazo. Ellas anticipan y condicionan nuestras acciones y pueden convertirse en la diferencia entre el buen resultado del plan para adelgazar y las recaídas, ese círculo vicioso de interrupciones o abandono de la dieta.

Una actitud negativa predispone a ver siempre un fracaso en un simple tropezón (por ejemplo, darse un gusto durante el fin de semana) y hace cada vez más difícil mantenerse enfocado en las metas. En cambio, una actitud positiva y firme puede ayudarlo a alejar las tentaciones y a estar preparado para los múltiples desafíos que enfrentan las personas que hacen dieta.

Cambiar es posible

Antes de preocuparse por los cambios que deberá hacer en su alimentación y hábitos de actividad física, es importante que se tome un tiempo para pensar en las actitudes con que encarará estos cambios. Por ejemplo, si elige cambiar su alimentación, ¿se sentirá afixiado por lo que le parecen “prohibiciones” difíciles de cumplir? ¿O tendrá la motivación de estar dando un paso importante para estar mejor? Actitudes muy distintas que pueden influir sobre los resultados.

No cuente sólo con su “fuerza de voluntad”. Ayúdela planificando mejor su respuesta a las tentaciones.

Las tentaciones existen, sí, pero muchas son generadas por nosotros mismos, ya sea por distracciones cotidianas o por comportamientos sobre los que no reflexionamos y que pueden sabotear los mejores esfuerzos. Cambiar nuestra actitud hacia la alimentación y el peso puede ayudarnos a detectar los problemas y enfrentar mejor los desafíos. Para hacerlo, puede ser útil practicar algunas de las siguientes técnicas:

Evite hablar de comida todo el día

El simple acto de pensar o hablar de comida puede ocasionar una mayor descarga de insulina que, a su vez, puede producir hambre. De a poco, desplace a las comidas del centro de sus preocupaciones. Piense qué otras actividades, relaciones o reflexiones son más dignas de su atención.

Evite situaciones de riesgo

Estar reiteradamente en presencia de comida puede hacer tambalear la voluntad. Evite aquello que lo perjudique o que no pueda manejar. No intente exponerse a situaciones “de riesgo” con la comida para “probarse”. Si sabe que en las fiestas su perdición es la mesa dulce, pídale a un amigo o a su pareja que elija por usted. Mantenerse alejado de las tentaciones lo ayudará a disfrutar sin perder de vista su objetivo (y le ahorrará la culpa del día después).

Como las tentaciones abundan fuera de casa, en lo posible, transforme su hogar en un lugar acogedor y apropiado para el éxito de su proyecto. Guarde los alimentos sólo en la cocina y fuera de la vista: en las alacenas más altas, detrás de tarros o en el fondo de la heladera. No tenga alimentos, chocolates o golosinas en el escritorio o en el dormitorio.

Cuando las tentaciones abundan fuera de casa, convierta a su hogar en un espacio libre de estímulos perjudiciales.

Prevéngase de la publicidad

El objetivo de sus mensajes no es informar sino vender un producto. Que una comida se presente de una manera tentadora o saludable no significa que sea apropiado incluirla en su plan para bajar de peso. Sólo usted debe decidir, asesorado por un profesional o por los coordinadores de grupos, cómo será su alimentación. Analice críticamente los mensajes y diviértase pensando qué quieren venderle, y cómo.

La actitud positiva no sólo lo ayudará a mantener alejadas las tentaciones sino también a no castigarse cuando las cosas no salen bien. Tentarse es humano, pero darse un gusto de vez en cuando también lo es. Lo importante es tener claro cuáles son sus objetivos y no darse por vencido ante el primer tropezón.

Muchas de las tentaciones de todos los días son creadas por nosotros mismos.

Fuente:DrCormillot.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Previous Post

Las pruebas que detectan el cáncer de mama antes de que se palpe

Next Post

Programa Alimentario Cormillot 24 Octubre 2018

Related Posts