¿Chocolate para el cerebro?

Es porque su contenido de flavonoides ayuda a mejorar el flujo de sangre en el cerebro y eso contribuye a mantenerlo sano y activo.

Buenas noticias para los golosos del néctar marrón, el chocolate, o mejor dicho, el cacao, su componente principal. Según un estudio publicado en la versión online de la revista científica Neurology , el hábito de degustar hasta dos tazas de chocolate diarias ayuda a mantener sano y joven al cerebro, pero activo, por sobre todas las cosas.

El estudio, realizado por investigadores estadounidenses de la Facultad de Medicina de Harvard en Boston, abarcó a 60 adultos con una edad promedio de 73 años –la franja, en general, en la que se manifiestan mayormente las señales de la declinación cognitiva relacionada con la edad–.

Ninguno de los que participaron en este estudio había recibido diagnóstico de demencia. De todos modos, 17 de ellos daban señales de flujo insuficiente de sangre al cerebro.

Durante el período del seguimiento propuesto por los investigadores,los voluntarios tomaron dos tazas de cacao caliente por día, durante 30 días. Durante ese período no consumieron chocolate en otra forma. Los participantes en el estudio fueron luego sometidos a una serie de tests para medir su memoria, capacidad de pensamiento y performance cognitiva.

La cantidad de flujo de sangre al cerebro era medida de forma paralela a través de ultrasonido.

Los análisis realizados durante el estudio mostraron que las personas con flujo insuficiente de sangre al cerebro, registrado al inicio, registraron una mejoría en este flujo de un 8,3% en relación a los que mostraban un flujo normal.

Las mismas personas que habían mostrado un deterioro en el flujo de sangre mostraron también mejoras en los tests de memoria: los tiempos de respuesta pasaron de 167 segundos al inicio del estudio a 116 al final.

Cabe destacar que los participantes con poco flujo de sangre al cerebro presentaban también daños en alguna zona del cerebro, descubiertos por medio de estudios de resonancia magnética.

Para observar mejor los efectos, la mitad de los participantes del estudio ingirieron chocolate caliente rico en flavonoides –la substancia antioxidante– mientras que la otra mitad ingirió una variedad de chocolate pobre en flavonoides.

No hubo de todos modos diferencias entre los dos grupos en los resultados. Estos resultados, según los investigadores, podrían explicarse por la intervención de otro componente activo en el cacao que surtía otro efecto benéfico o que bastaban pocas cantidades de flavonoides para obtener el mismo efecto benéfico.

Es decir, si hay flavonoides, aun en poca cantidad, es suficiente para que el chocolate sea efectivo.

“Estamos aprendiendo más cosas sobre el flujo de sangre al cerebro y sobre su efecto en la capacidad de pensamiento”, explicó la científica Farzaneh Sorond, neuróloga y principal autora del estudio. “Como las diversas áreas del cerebro tienen necesidad de mayor energía para completar sus tareas, también necesitan mayor flujo de sangre.

Esta relación, denominada acoplamiento neurovascular, puede tener un papel importante en enfermedades como el Mal de Alzheimer”.

En suma, degustar un chocolate puede ser no sólo un placer sino también una forma de cargarle combustible al cerebro.

Traducción: Silvia Simonetti

Fuente:Clarin.com

3 comments

Los comentarios están cerrados.

Entrada Anterior

Hábitos saludables desde los primeros años

Próxima Entrada

Respeta los horarios de las comidas si quieres mantener el peso

Entradas Relacionadas