Brazos tonificados en dos pasos

Ejercicios con pesas para prevenir la flacidez y las bolsitas.

Ejercicio 1

De pie, con la espalda erguida y apoyada contra una pared, las piernas separadas el ancho de las caderas, los brazos relajados al costado del cuerpo y las palmas de las manos mirando hacia arriba.

Sujetar una barra con pesitas de 1 kilo o bien dos mancuernas de 1 kilo o simplemente dos botellas de agua de 750 cc, que son las que más se acercan al peso requerido. No valen excusas…

Inhalar. Al exhalar ajustar los abdominales y levantar la barra (o el elemento elegido) mientras se mantienen los codos cerca del cuerpo.

Sostener la posición durante 5 segundos, sin arquear la espalda y sin bloquear las rodillas. Volver al punto de partida con el movimiento inverso.

Hacer 3 series de 10 repeticiones cada una.

¿Qué zonas del cuerpo trabaja?

Ayuda a fortalecer los músculos de la parte frontal superior de los brazos (bíceps).

Variación: Hacer el mismo ejercicio con pesas o mancuernas, intercalando uno y otro brazo, sentado en el borde de un banco o silla.

Ejercicio 2

Sentado en el borde de un banco o silla, con los pies separados el ancho de los hombros, la espalda recta, los codos flexionados a la altura de las orejas y las palmas de las manos hacia arriba.

Sujetar una barra con pesas de 1 kilo -o dos mancuernas de 1 kilo o simplemente dos botellas de agua de 750 cc- detrás del cuello sobre los hombros y contraer los músculos abdominales.

Inhalar. Al exhalar, elevar en cuatro tiempos la barra o el elemento elegido hacia el techo, mientras se mantienen los brazos en el mismo lugar. Sostener la posición durante 5 segundos y luego volver al punto inicial con el movimiento inverso.

Hacer 3 series de 10 repeticiones cada una.

¿Qué zonas del cuerpo trabaja?

Ayuda a desarrollar los músculos de la zona donde se forman las bolsitas de los brazos (tríceps).

Variación: Hacer el mismo ejercicio con pesas o mancuernas, intercalando uno y otro brazo.

Los mitos

“Desde el comienzo de la actividad física ya se queman grasas.”

El proceso de desgaste calórico es más complejo de lo que se cree. El metabolismo de las grasas se inicia recién a los 20 a 25 minutos de haber comenzado la actividad física, no antes. Esto es así porque el organismo necesita recurrir a diferentes “combustibles orgánicos” para obtener energía. Por este motivo se recomienda realizar un plan de ejercicio físico de 35 ó 45 minutos -como mínimo- todos los días o tres veces por semana.

“Usar fajas de polietileno o de neoprene ayuda a perder peso.”

El uso de estos elementos favorece la transpiración de la zona cubierta pero en ningún modo la pérdida de peso en grasa. Por el contrario, el líquido eliminado durante el ejercicio se vuelve a recuperar. Lo único que se elimina es agua junto con sales minerales.

Entrada Anterior

¿Cómo elegir el mejor chocolate?

Próxima Entrada

Comer alimentos duros ayuda a adelgazar

Entradas Relacionadas