En el sector de “Alimentos y bebidas” se da un siniestro mecanismo: las empresas alimentarias grandes, en alianza “de hecho” con un Estado al que cooptaron, producen alimentos