La población de Melanesia, en Oceanía, conserva vestigios genéticos que podrían pertenecer a una especie desconocida con la que cruzaron nuestros ancestros. Nuestro árbol evolutivo tiene ahora un