Martes 3 de mayo: Día Mundial del Asma

Día Mundial del Asma

De acuerdo con los datos proporcionados por la Primera Encuesta Nacional de Prevalencia de Asma en Adultos realizada en Argentina entre 2014 y 2015, el asma ocasiona más de 400 muertes al año, y más de 15 mil hospitalizaciones en el mismo período en hospitales públicos de todo el país. Del mismo estudio de prevalencia se desprende que el 10% de las muertes por asma ocurren en la población de entre 5 a 39 años.

Para frenar la progresión de esta patología y favorecer el acceso temprano a los tratamientos, lo fundamental es la difusión.

Dr. ¿qué tengo?
En cuanto al desconocimiento y el subdiagnóstico, el Dr. Alejandro Videla, neumonólogo del Hospital Austral, comentó: “El asma es una enfermedad inflamatoria, muy común entre jóvenes y adultos. En la mayoría de los casos es leve, y aun cuando no lo es, responde al tratamiento. Sin embargo, muchas personas conservan la idea de que es una enfermedad siempre grave o invalidante, razón por la cual a veces los médicos no utilizan la palabra asma para dar el diagnóstico, sino que eligen términos como bronquitis asmatiforme, broncoespasmo o alergia bronquial. El problema es que al no darse un diagnóstico correcto tampoco la persona que sufre la enfermedad recibe la información adecuada, tendiendo a subestimar la importancia de usar las medicaciones o de controlarse regularmente”.

Mirá también:  La memoria es afectada por trastornos alimentarios prolongados

El asma debe sospecharse en cualquier persona que presenta tos, sensación de cierre en el pecho, así como también silbidos o ronquidos en el pecho; así como también cuando estos síntomas mejoran o empeoran por desencadenantes como por ejemplo cambios de temperatura, inhalar aerosoles, exposición a polen o polvos.

“En particular hay que sospecharlo cuando los síntomas aparecen por la noche y mejoran con el uso de broncodilatadores. Por otro lado, no todas las personas que sufren de asma son alérgicas, y es muy frecuente en personas asmáticas la gotera nasal y el reflujo gástrico”, agregó el especialista.

Asma y EPOC
Si bien se considera que el asma y la Enfermedad Pulomonar Obstructiva Crónica (EPOC) son dos enfermedades independientes, 1 de cada 5 personas con EPOC también sufren asma, mientras que una persona con asma puede tener mayor susceptibilidad al daño por tabaco.

Mirá también:  Se conmemora el Día del Trabajador de la Sanidad

“Pero, más allá de esa relación, lo cierto es que el asma se produce por la combinación de una predisposición genética y la exposición a factores desencadenantes en la infancia, mientras que la EPOC es producida en el 80% de los casos por fumar. Por otro lado, en el asma la obstrucción bronquial es reversible y en el EPOC no lo es totalmente”, consignó Videla.

“Finalmente, completó, hay que aclarar que las personas con asma no evolucionan a tener EPOC cuando envejecen, aunque hay casos de asma grave con obstrucciones difíciles de tratar que se parecen clínicamente a la EPOC”.

Mirá también:  Fin del misterio: Las ‘dietas yo-yo’, ¿funcionan o no?

Nos gustaría conocer tu opinión, deja un Comentario y lo tomaremos en cuenta

Lamentamos notificar que por diferentes motivos NO se responderán consultas por este medio

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *