Las calorías y las incorruptibles leyes de la física

Muchos hacen grandes negocios con falsas expectativas. Pero las calorías, con una sencillez incorruptible, siguen uno de los dos caminos: se gastan o se almacenan.

calorias

Para toda la gente hacer dieta es sinónimo de comer menos para bajar de peso. En medicina la palabra tiene un significado más amplio y representa todo lo que come una persona en un día. En la administración pública es lo que cobra un funcionario en un día, y que seguramente le alcanza para hacer algo más que comer, pero eso es otra cosa. Volvamos a la comida del día.

En la medicina una dieta puede ser muy distinta según la situación. De acuerdo con el diccionario es lo que come y bebe un enfermo. Pero los médicos no nos conformamos con indicar dietas solamente a los enfermos, porque hay muchas más oportunidades de beneficiarnos con la alimentación que durante el transcurso de una enfermedad.

Por eso además de dar consejos durante breves problemas digestivos, infecciosos y otras molestias de la vida cotidiana, damos dietas para todo. Dietas para el colesterol, dietas para la presión, y por supuesto dietas para adelgazar.

Mirá también:  Comer Afuera Equivale a Comer más

Dicho sea de paso, también hay personas sanas que consultan para aumentar de peso. En este mundo de modelos estéticos tan rígidos, ser demasiado flaco o flaca puede producir disgusto, especialmente en los jóvenes, sin olvidarnos de sus respectivas mamás.

Pasar de la dieta para adelgazar a la dieta para engordar no es un delirio. Es una forma de ver el centro de la cuestión: la cantidad.

Un plan de alimentación para la persona que desea bajar de peso tiene como elemento esencial e imprescindible comer menos. Repasemos la idea: (1) debe ser un plan, (2) tiene que haber deseo y (3) hay que comer menos.

Un plan o programa es algo que se hace a lo largo de un tiempo prolongado. Todos los días por muchos días. El objetivo final es acostumbrarse, para no estar más haciendo algo especial, y haber adoptado una forma de comer más apropiada para las necesidades de nuestro cuerpo.

Mirá también:  El síndrome de comedor nocturno "es real"

Por eso cualquiera de esas fórmulas mágicas que duran algunos días no son un plan de alimentación ni una dieta, ya que terminan antes que nos demos cuenta que empezaron.

Deseo, decisión, actitud

Si estamos pensando en lo que vamos a hacer, entonces todavía no estamos preparados para hacerlo. Como dicen los psicólogos, estamos en estado contemplativo. Para iniciar un cambio hay que quererlo. Por eso al que viene diciendo “mi señora me dijo que venga”, le pido que vuelva cuando esté preparado.

Pero por sobre todas las cosas hay que comer menos. ¿Menos de qué? Menos calorías. Palabra odiada si las hay, las calorías son algo que no se ve, no se toca, no tiene gusto ni olor, pero que determina si engordaremos o no.

Las calorías son un concepto técnico, físico, que parece pertenecer a los libros y a las bibliotecas, un tipo de edificios en extinción. Pero no, las calorías están y estarán siempre en los alimentos porque es la energía que necesita todo ser vivo.

Y en ese fantástico laboratorio que es nuestro cuerpo, la energía que entra con la comida se gasta o se almacena. Es tan simple como la vieja libreta del almacenero.  Matemática pura.

Mirá también:  ¿Cúales son las grasas buenas y las malas?

Frente a tan dura realidad, se han tejido miles de fantasías alrededor del manejo de la energía en el cuerpo. Las hormonas, la herencia, los químicos del ambiente y los quemadores de grasa, el ejercicio tal y el ejercicio cual, y las propiedades mágicas de cuanto alimento se conoce.

Muchos hacen grandes negocios con estas falsas expectativas. Pero adentro del cuerpo, las calorías siguen siendo calorías, y con una sencillez incorruptible siguen uno de los dos caminos: se gastan o se guardan.

Se puede comer menos sin morir en el intento, conservando el placer de la comida, y aceptar un cambio, sin especular con reinventar las leyes de la física que es lo único que no va a cambiar.

* El autor es presidente de la consultora Farma Food Care y ex presidente de la Sociedad Argentina de Nutrición. Además, conduce el programa televisivo “Salud y Alimentos TV”;

Fuente:Clarin.com

Un comentario