Embarazo: es baja la noción del riesgo

embarazo, riesgos, campaña, consejos, alcohol, prevención

Un tercio de las mujeres bebe alcohol; habrá una campaña pública

La mayoría de las porteñas sabe que consumir alcohol durante el embarazo hace mal, pero algo más de un tercio lo hace cuando llega el momento de evitarlo.

En una encuesta en la población femenina atendida en 12 hospitales de la ciudad con un embarazo de casi 30 semanas en promedio, el 86% percibía que era riesgoso tomar alcohol en su estado, pero un 12% respondió que pensaba que podía hacerlo sin consecuencias. Y el 35,4% dijo que había bebido: la mayoría, en el primer trimestre (59%). Un 19,6% siguió bebiendo en el segundo trimestre y un 21,4%, en el final del embarazo.

Mirá también:  Es tóxico el consumo de azúcar incluso en cantidades seguras

El alcohol durante la gestación expone al bebe a lo que se denomina fetotoxicidad, que produce trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF). “Es la primera causa de problemas del neurodesarrollo y es un 100% prevenible”, dijo Silvia Cortese, del área de Adicciones del Ministerio de Salud porteño y médica de la División Toxicología del hospital Fernández.

Por eso, insistió, “la recomendación es que no hay que tomar alcohol en el embarazo. No existe una dosis segura de consumo”.

La complicación más grave es el síndrome alcohólico fetal (SAF), que altera el crecimiento y el desarrollo. “Muchos estudios demuestran que ingerir 12 gramos por día de una bebida puede provocar retardo del crecimiento y defectos asociados”, indicó. Eso equivale a 100 centímetros cúbicos de vino, 300 de cerveza o 25 de whisky.

Mirá también:  Cómo acompañar a sus chicos en las tareas escolares

Con Marina Risso, Cortese hizo la Encuesta de Prevalencia y Percepción de Riesgo de Consumo de Alcohol durante el Embarazo, que permitió diseñar la campaña Alcohol Cero en el Embarazo, que comenzará en enero próximo.

Además de reforzar la información a las mujeres en los centros de salud y las redes sociales, se mejorará la detección de los trastornos asociados antes de los 6 años, el registro de las complicaciones por la exposición al consumo materno de alcohol y en la detección temprana del SAF, como también la evaluación neurocognitiva mínima pediátrica de los chicos con exposición fetal al alcohol.

Fuente: La Nación.

Mirá también:  Una dieta monótona, el gran problema alimentario de los argentinos

Nos gustaría conocer tu opinión, deja un Comentario y lo tomaremos en cuenta

Lamentamos notificar que por diferentes motivos NO se responderán consultas por este medio

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *